Los viajes en autobús nos permiten relajarnos y despreocuparnos totalmente del trayecto. Muchos disfrutan del viaje observando el paisaje y otros tantos disfrutan durmiendo plácidamente para despertarse directamente en su destino. Si eres de esos a los que les cuesta conciliar el sueño fuera de la cama y no consigue llegar a dormir a bordo de un autobús, te dejamos algunos consejos que te ayudarán a dar una cabezada y despertar en tu destino.

  1. Usa siempre el cinturón de seguridad, su uso es obligatorio, pero además te ayudará a mantenerte sujeto al asiento si te quedas profundamente dormido.
  2. Si tu asiento está situado junto a la ventana no es buena idea apoyar la cabeza contra el cristal, ya que a través de la ventana se transmiten las vibraciones que se generan en la estructura del vehículo y puede hacer que nos duela la cabeza cuando nos despertemos. Lo mejor es utilizar una almohada, un cojín o incluso una chaqueta para apoyar la cabeza.
  3. Si te gusta dormir estirado elige los asientos del pasillo, podrás estirar mejor las piernas, siempre que no se interrumpa el paso al resto de pasajeros por el pasillo.
  4. Si es un viaje largo no te quedes dormido durante la parada de descanso, es recomendable bajar y estirar las piernas un poco.
  5. Si te molesta el ruido puedes llevar tapones o conectar unos auriculares a tu móvil o reproductor para escuchar música que te permita relajarte.
TG